¡Regalar para el Día del Padre nos pone en un aprieto!

Aventureros
Aventureros

Regalar para el Día del Padre nos pone en un aprieto. .Yo creo en la equidad de género pero no le regalaría a mi papá un ramo de flores, una caja de chocolates o un detalle para la casa ¿tú sí? Justo hoy me estaba tomando una taza de café en un restaurante de la ciudad y no pude evitar escuchar la conversación de la mesa de al lado, tres personas hablando sobre ¿qué regalarle a papá en su día?,

Fernanda: — ¿Ya va ser el Día del Padre, no?

Carla: —Sí. Cabal hoy fui a un centro comercial a buscar un regalo para mi papá.

Fernanda: — ¡Qué buena hija! ¿Y encontraste algo?

Carla: —No, hombre. Lo mismo de siempre; corbatas, billeteras, pants para correr. Nada que él no tenga ya.

Fernanda: —Mira, ¿y por qué no le regalas una experiencia?

Carla: — ¿Cómo así?

Fernanda: — ¡Sí una experiencia! Jugar golf, una tarde de buceo, no sé. Algo que le guste a él, tú lo conoces; es tu papá.

Carla: —Suena chilero, pero no sé. ¿cómo sé yo qué le va a gustar?

Fernanda: —Pregúntale. Sonsácale qué no ha hecho en la vida que le gustaría hacer. ¡Cuál es su bucket list!

Carla: —Pues sí, verdad ¡Ya sé! Él siempre ha querido volar un helicóptero.

Esteban, el hermano de Carla, deja de textear y se mete.

Esteban: — ¡No, hombre! Mejor regálale algo que a él le gustaría hacer; una vuelta en un Ferrari por el Autódromo, un viaje en moto al volcán de Agua ¡Eso si le gustaría a mi papá!

Carla: — ¿Será que mi papá puede manejar un Ferrari?

Esteban: — ¡Claro que sí!, ¿Cómo vas a creer que no?

Carla: —Pues cualquiera de esas cosas sería chilera.

Fernanda: —Ah, pues fíjate que en internet hay una página que se llama 1010 Experiencias. Tienen todo eso y hasta más. ¿Por qué no te metes al sitio? Es 1010Experiencias.com.

Esteban: —Ahh, claro, ya se, 1010 experiencias. Yo tengo la App en mi teléfono, ¡Está buenísimo! La semana pasada hice un tour en bici por los alrededores de Antigua. Unas vistas increíbles…Wow. Y eso lo encontré allí; la verdad, me gusto un montón.

Carla: —En serio, a mí también me caería bien una buena experiencia. Por ejemplo ¡me dan ganas de irme de spa un día a relajarme con un buen masaje!

Fernanda: — ¡Claro! ¿Quién no, pues? Allí encuentras masajes y también pases de un día para el spa.

Esteban: —Ay no muchá, ustedes qué aburridas. ¿Por qué no mejor hacemos un viaje al volcán Pacaya o nos vamos a Pana un finde?

Carla: — ¡A la sí!, Ya necesito salir, y desestresarme del trabajo…

Fernanda: —Con mis hermanos nos fuimos un día al canopy y nos salió barato porque en 1010 encontramos una promo donde pagamos cuatro entradas y mi papá se subió gratis. ¡Estuvo alegre! Me mataba de la risa porque el Juancho mi hermano más grande es re miedoso y no se quería subir. Lo hubieran visto cómo estaba de contento al final…

Esteban: (se ríe) —Me imagino. Ese Juancho siempre fue miedoso

Carla: —Muchá, entonces, ¿qué le puedo regalar a mi papá?

Esteban: — ¡Ya te dijimos, hombre! Una experiencia. ¡Busca en 1010!

Carla: — ¿No es muy caro?

Fernanda: — ¡No hombre! No sale más caro de lo que te gastarías en una buena corbata y es algo que tu papá nunca olvidará. Igual allí encuentras experiencias de todo tipo y precio.

Carla: —Gracias, amiga. ¿Tú qué le vas a dar al tuyo?

Fernanda: —Pues fíjate que entre mis hermanos y yo le vamos a regalar un día de pesca en alta mar. Son seis horas pescando peces espada, peces vela, ¿saben cuáles son? Ahí te dan todo el equipo y además almuerzo. Hay un guía que te explica todo y hasta te dan unas chelas mientras estás pescando.

Esteban: —Con todo eso, ¡tu papá se va divertir un montón! ¿Lo compraron en 1010?

Fernanda: —Sí fíjate y como lo compramos entre todos nos salió a buen precio

Carla: ¡Buenísimo! ¿Saben que? Ahorita descargo el App para ver que encuentro.

Mientras escuchaba esa conversación me recordé una vez para el cumpleaños de mi papá. Nos fuimos de viaje todos; mis hermanos, mi mama y por supuesto mi papá. Nos fuimos a Pana y esa misma tarde nos metimos todos a remar en unos kayaks; yo iba con mi papá. ¡Súper felices!  Pero la sorpresa fue cuando mi papá vio unos peces y por querer alcanzarlos el kayak dio vuelta. Se imaginan cómo los dos caímos al agua. Mis hermanos se rieron un montón y yo súper mojada; con mi papá nos partimos de la risa. ¡Esos recuerdos que sólo en familia se disfrutan; un tiempo que nunca olvidaré!

……¿Y tú? ¿Ya sabes qué le vas a regalar a tu papá?

 

Sé el primero en comentar en «¡Regalar para el Día del Padre nos pone en un aprieto!»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*